miércoles, 30 de abril de 2008

Inventos Utópico-Ambivalentes (I). BRAVER

Llamémosle "inventos utópicos" a aquellos de los que la Humanidad quisiera disponer para resolver algunos de los problemas más acuciantes en la actualidad. Por ejemplo, una sustancia que neutralizara los gases de efecto invernadero, la cura del cáncer.

"Inventos Ambivalentes" a aquellos que una vez creados, significarían un salto cualitativo en la evolución de nuestra especie, a la vez que incrementaría proporcionalmente la incertidumbre sobre su desarrollo futuro, por un más que posible uso ilegítimo del invento. Ejemplos claros, la energía atómica o la dinamita...




2017 será recordado como el año en que cambiaron las formas de entender la comunicación entre las personas. Hasta entonces, el mecanismo básico y primordial era la palabra. Ya fuera escrita o hablada, leída a través de soportes físicos o electrónicos, voz transmitida por teléfonos o por el aire, de persona a persona, frente a frente. No existía juego más apasionante que el diálogo para exponer la fusión o divergencia de las ideas.

En 2017 salió al mercado, casi de forma experimental, prospectiva comercial, el primer transmisor/receptor de ondas neuronales. Lo que bautizaron como BRAVER (BRain wAVEs tRansceiver).
La incursión de intereses privados en la la investigación médica sobre la Estimulación Magnética Transcraneal, sumado a la consolidación de los sistemas de monitorización de ondas cerebrales basados en superconductores, derivó en otros usos más allá de la ética científica.

La filosofía del dispositivo era simple. En lugar de intentar descifrar el misterio de los mensajes eléctricos que circulan por nuestra mente en la red de neuronas, por qué no simplemente transmitirlos lo más fielmente de una persona a otra, y dejar al cerebro del receptor la tarea de decodificar el contenido de la señal?. Al fin y al cabo es la funcionalidad de todos los sistemas electrónicos de comunicación actuales: Transmitir el mensaje con la máxima fidelidad independientemente de su contenido.

Hasta entonces se había especulado sobre la existencia de la telepatía, aunque nunca pudo ser probada científicamente, pese a los indicios que daban miles de testimonios contrastados. Ahora el BRAVER la ponía al alcance de cualquiera. Casi instantáneamente, las estructuras más básicas de la comuncación fueron dinamitadas en pro de la transmisión directa de ideas. La enseñanza en las Universidades, compartir un sentimiento, un pensamiento, un sueño, una relación.... cualquier idealización de nuestra mente podía ser compartida con toda fidelidad a otras personas sin necesidad de comprensión mediante el lenguaje, sobrepasando las barreras idiomáticas. Invidentes que experimentaban por primera vez la visión a través de los ojos de sus amigos, enfermos en coma que "renacían" de su aislamiento...

Como sucediera con la telefonía movil pocos años atrás, lo que pasó de ser un artículo de lujo destinado a unos pocos pudientes, pronto se generalizó a toda la población, conforme la tecnología y precio iban haciendo más asequible el BRAVER.

Fueron meses de logros inimaginables, anuncios de grandes descubrimientos por grupos de trabajo brainstorming, acuerdos geopolíticos nunca antes resueltos con tanta celeridad, parecía que la Humanidad hubiera avanzado un milenio, como digo, en cuestión de meses...

Obviamente, el idilio acabó pronto, desde los oscuros pozos de la maldad surgió el método para modificar ilícitamente los sistemas analizadores de ondas de los BRAVERs. La habilidad para captar los pensamientos de las personas sin su consentimiento ni conocimiento. De meras anécdotas pasamos a una auténtica lucha contra los desaprensivos que sin darte cuenta te "robaban" de la mente contraseñas, pins de tarjetas de crédito, la información más íntima... y lo peor, cuando consiguieron la adulteración de las señales para inducir consultas delictivas en inocentes anónimos...

..colapso por hiper-comuncación de la Sociedad Neuroconectada.

1 comentario:

Bet del Mar dijo...

Buen relato Juanjo!! sabes lo que pienso? que si la humanidad entra a ese avance de la tecnología con la misma psicología que el hombre ha tenido en todos estos años, no habrá "braver" que logre "decodificar" sin interferencias y malas interpretaciones lo que otro ser piense, sienta o exprese (por llamarlo de alguna manera) Creo que lo que hace que los seres humanos no nos entendamos, es algo que va más allá de un idioma o cultura, sino que tiene que ver con la terrible fragmentacion del "yo" y la múltiple personalidad.
Como solucionará el "Braver" ese "pequeño" gran problema?? bueno....habrá que esperar hasta el 2017 o.... el próximo relato de Juanjo ;-)
Saludos de otoño austral:
BeT

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...