miércoles, 30 de abril de 2008

Inventos Utópico-Ambivalentes (I). BRAVER

Llamémosle "inventos utópicos" a aquellos de los que la Humanidad quisiera disponer para resolver algunos de los problemas más acuciantes en la actualidad. Por ejemplo, una sustancia que neutralizara los gases de efecto invernadero, la cura del cáncer.

"Inventos Ambivalentes" a aquellos que una vez creados, significarían un salto cualitativo en la evolución de nuestra especie, a la vez que incrementaría proporcionalmente la incertidumbre sobre su desarrollo futuro, por un más que posible uso ilegítimo del invento. Ejemplos claros, la energía atómica o la dinamita...




2017 será recordado como el año en que cambiaron las formas de entender la comunicación entre las personas. Hasta entonces, el mecanismo básico y primordial era la palabra. Ya fuera escrita o hablada, leída a través de soportes físicos o electrónicos, voz transmitida por teléfonos o por el aire, de persona a persona, frente a frente. No existía juego más apasionante que el diálogo para exponer la fusión o divergencia de las ideas.

En 2017 salió al mercado, casi de forma experimental, prospectiva comercial, el primer transmisor/receptor de ondas neuronales. Lo que bautizaron como BRAVER (BRain wAVEs tRansceiver).
La incursión de intereses privados en la la investigación médica sobre la Estimulación Magnética Transcraneal, sumado a la consolidación de los sistemas de monitorización de ondas cerebrales basados en superconductores, derivó en otros usos más allá de la ética científica.

La filosofía del dispositivo era simple. En lugar de intentar descifrar el misterio de los mensajes eléctricos que circulan por nuestra mente en la red de neuronas, por qué no simplemente transmitirlos lo más fielmente de una persona a otra, y dejar al cerebro del receptor la tarea de decodificar el contenido de la señal?. Al fin y al cabo es la funcionalidad de todos los sistemas electrónicos de comunicación actuales: Transmitir el mensaje con la máxima fidelidad independientemente de su contenido.

Hasta entonces se había especulado sobre la existencia de la telepatía, aunque nunca pudo ser probada científicamente, pese a los indicios que daban miles de testimonios contrastados. Ahora el BRAVER la ponía al alcance de cualquiera. Casi instantáneamente, las estructuras más básicas de la comuncación fueron dinamitadas en pro de la transmisión directa de ideas. La enseñanza en las Universidades, compartir un sentimiento, un pensamiento, un sueño, una relación.... cualquier idealización de nuestra mente podía ser compartida con toda fidelidad a otras personas sin necesidad de comprensión mediante el lenguaje, sobrepasando las barreras idiomáticas. Invidentes que experimentaban por primera vez la visión a través de los ojos de sus amigos, enfermos en coma que "renacían" de su aislamiento...

Como sucediera con la telefonía movil pocos años atrás, lo que pasó de ser un artículo de lujo destinado a unos pocos pudientes, pronto se generalizó a toda la población, conforme la tecnología y precio iban haciendo más asequible el BRAVER.

Fueron meses de logros inimaginables, anuncios de grandes descubrimientos por grupos de trabajo brainstorming, acuerdos geopolíticos nunca antes resueltos con tanta celeridad, parecía que la Humanidad hubiera avanzado un milenio, como digo, en cuestión de meses...

Obviamente, el idilio acabó pronto, desde los oscuros pozos de la maldad surgió el método para modificar ilícitamente los sistemas analizadores de ondas de los BRAVERs. La habilidad para captar los pensamientos de las personas sin su consentimiento ni conocimiento. De meras anécdotas pasamos a una auténtica lucha contra los desaprensivos que sin darte cuenta te "robaban" de la mente contraseñas, pins de tarjetas de crédito, la información más íntima... y lo peor, cuando consiguieron la adulteración de las señales para inducir consultas delictivas en inocentes anónimos...

..colapso por hiper-comuncación de la Sociedad Neuroconectada.

sábado, 19 de abril de 2008

Siniestro total



Siniestro total

Así ha quedado mi coche tras el retorno de las últimas vacaciones. Un fatídico accidente del que ya no merece la pena buscar culpables:

- Se debió a ese conductor inquieto que no comprobó su espejo retrovisor antes de cambiarse al carril de la izquierda de la autovía?
- Quizás a mi excesiva velocidad al circular por ese carril justo en ese momento, a 145km/hora?
- O fue aquél trozo de barrera guardarrailes en mal estado, que tenía un extremo doblado endiabladamente hacia la carretera....

No lo sé, quizás la suma de todos los pequeños eventos, eso que llamamos, el "destino", quiso que me percatara tarde de la incorrecta maniobra de aquel señor, y la reacción no fuera otra que apartarme de su trayectoria para evitar el choque desviando el volante hacia la barrera izquierda. Quién iba a pensar que unos pocos metros más adelante, un sobresaliente defectuoso de la barrera fuera a incrustarse sobre el guardabarros de mi rueda delantera, fatídico suceso que a modo de pértiga golpeó el coche modificando drásticamente la trayectoria por un desplazamiento lateral hacia el lado opuesto.

Es una fracción de segundo, ¿cómo reaccionar?... los brazos, las manos se atenazan, apenas te has dado cuenta ya ha sucedido todo. Mantener toda la fuerza sobre el volante para intentar en vano mantener la trayectoria,... pisar el freno desesperadamente por si el ABS consiguiera detener aquella tonelada de acero proyectada hacia no se sabe dónde...

Sería aquel primer golpe seco el que me dañó el cuello, no sentí dolor, pero sí cómo se me nublaba la visión, mas sólo para conseguir ver a modo de túnel trozos de cristal de un lado a otro, y poco más que la carretera girando como si de una atracción de feria se tratara... incapaz de girar la vista a la derecha para ver cómo estaba mi mujer. Imposible, todas las partes de mi cuerpo parecieran pesar cientos de kilos y por un instantes tuve esa sensación de los sueños en los que algo te persigue o quieres salir corriendo de algún sitio, todo te pesa y apenas puedes desplazarte unos centímetros.

Creo que el coche trazó un giro de casi 360º antes de salir despedido a la cuneta y una vez allí dos vueltas de campana para finalmente quedar volcado sobre unos matorrales. La última sensación antes de perder el conocimiento, mientras las bolsas del airbag se deshinchaban goteando sangre... la desesperación de sentir que todo acabó para siempre, cómo se desvanece la luz del recuerdo de aquellos proyectos, aquellas vidas, aquel amor...

...estoy vivo... Sigo vivo, quizás, para rogarte que cuando conduzcas pongas todos tus sentidos en el volante.

Hazlo...aunque sólo sea para seguir leyendo blogs, como éste!!!


Afortunadamente para mí, cualquier parecido con la realidad de este escrito ha sido pura casualidad.

Reflexionaba el otro día durante un trayecto de unos pocos 65 kilómetros que recorrí conduciendo, la cantidad de veces que por un motivo u otro ponía la vida en manos de la suerte, la casualidad, o cuanto menos en juego. Ya fuera, por los imprevistos movimientos de los demás conductores, mis despistes, las dificultades propias de la carretera, o cualquier otro factor inesperado. Así me vino a la mente ese "ángel de la guarda" que nos acompaña desde que giramos la llave de contacto, y que alguno se empeña en dejar atrás cuando pisa el acelerador más de la cuenta, con el posible desenlace que ello puede desgraciadamente materializar.

Saludos!
Foto de Jack

domingo, 6 de abril de 2008

Verde. Colores 1.1

Feria de Abril

VERDE

Es el color de la Vida,

explosión clorofílica en el despertar de la Primavera

Reflejo enigmático de la belleza,
en unos ojos de mujer

Exotismo cristalino de la piedra esmeralda,
demostración potencial de la Naturaleza

Es aquel frescor que quedó en la memoria,
de los prados donde crecí

Esperanza de un futuro en "desarrollo sostenible",
icono de las energías renovables

Es la magia de la alegría, el baile, la fiesta, y este mes de Abril
Oro oleico de nuestra tierra, plasmado en la bandera de mi Andalucía.

Más colores, Blanco
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...